lunes, 23 de febrero de 2009

Virtual

La mayoría de las veces los correos que nos llegan están vacíos de contenido y nos hacen perder el tiempo; sin embargo en otras ocasiones nos llegan cosas que nos agradan y que queremos compartirlas con los demas.

En esta ocasión, me alegro de haber recibido este correo, y no quiero que quede solo en mi buzón de entrada (gràcies Manolet):



Cierto día entré apurado y con mucho apetito a un restaurante

Escogí una mesa bien alejada del movimiento, porque quería aprovechar los pocos minutos que tenía ese día, utilizarlos para comer y concretar algunas ideas de programación, de un sistema que estaba desarrollando, además tenía ganas de planear mis vacaciones, que desde hace mucho tiempo no sé lo que son.

Pedí un filet de salmón con alcaparras en manteca, ensalada con jugo de naranja, pues al final de cuenta hambre es hambre y régimen es régimen, no?

Abrí mi notebook y al mismo instante me llevé un susto con aquella voz bajita detrás de mí:

Señor, me da unas monedas?

- No tengo, pequeño.

- Solo una monedita para compar un pan.

- Está bien, yo te compro uno.

Para variar, mi casilla de correos estaba llena de e-mails. Quedé distraído leyendo poesías, lindos mensajes, riendo de esas locas bromas. Ahhh! Esa música me llevaba a Londres, recordando un hermoso tiempo pasado.

- Señor, pida que le pongan al pan manteca y queso también!

Ahí me doy cuenta que el pequeño estaba a mi lado.

- OK, pero después me dejas trabajar, estoy muy ocupado, de acuerdo?

Llegó mi comida y con ella la realidad. Hago el pedido del pequeño, y el mozo me pregunta si quiero que el niño sea retirado. Mi cargo de conciencia me impide tomar una decisión, y digo “no, está todo bien”.

- Déjelo que se quede. Traiga el pan y una comida decente para él.

Entonces el niño se sentó frente a mí y preguntó:

- Señor qué está haciendo?

- Estoy leyendo e-mails.

- Y qué son e-mails?

Son mensajes electrónicos enviados por personas vía Internet.

Sabía que él no iría a entender nada, y para evitar mayores cuestionamientos dije:

- Es como si fuese una carta, solo que se envía por Internet.

- Señor, usted tiene Internet?

- Sí tengo, es escencial en el mundo actual.

- Y qué es Internet?

- Es un lugar en la computadora donde podemos ver y oir muchas cosas, noticias, música, conocer personas, leer, escribir, soñar, trabajar, aprender. Tiene todo pero en un mundo virtual.

- Y qué es lo virtual?

Decido dar una explicación simplificada, con la certeza de que él poco va a entender, y me va a librar para comer mi almuerzo, sin culpa.

- Virtual es un lugar que imaginamos, algo que no podemos tocar, alcanzar. Un lugar en el que creamos un montón de cosas que nos gustaría hacer. Creamos nuestras fantasías, transformamos el mundo en casi como quisiéramos que fuese.

- Qué bueno, me gustó! ! !

- Pequeño, entendiste lo que es virtual?

- Si señor, yo también vivo en este mundo virtual.

- Y tú tienes computadora?

- No, pero mi mundo también es de ese estilo,... Virtual!!.

- Mi madre pasa todo el día fuera, llega muy tarde y casi que no la veo.

- Yo paso cuidando a mi hermano pequeño que vive llorando de hambre, y le doy agua para que el piense que es sopa.

- Mi hermana mayor sale todo el día, dice que va a vender su cuerpo, pero yo no entiendo, pues ella vuelve siempre con su cuerpo.

- Mi padre está en la cárcel hace mucho tiempo.

- Y yo siempre imagino a toda la familia junta en casa, mucha comida, muchos juguetes en Navidad, y yo yendo a la escuela para ser un gran médico algún día.

- Esto no es virtual, señor?

Cerré mi notebook, no antes de que mis lágrimas cayeran sobre el teclado.

Esperé a que el niño terminase literalmente de “devorar” su plato, pagué la cuenta y di el cambio al pequeño, que me retribuyó con una de las mas bellas y sinceras sonrisas que jamás había recibido en mi vida, y además con un “Gracias señor, usted es un maestro!”.

Ahí, en ese instante, tuve la mayor prueba de virtualismo insensato en que vivimos todos los días, en cuanto a la cruel realidad rodeada de verdad, y hacemos de cuenta que no la percibimos!


*******

Aquí finaliza el mensaje y nos de dos opciones al final: enviar el mensaje a varios amigos, o cerrar el mensaje y olvidar el tema. Yo elegí una tercera, publicarlo en el blog.

saludos

17 comentarios:

Moisés Márquez dijo...

Casos como esos (y mucho peores) existen, desgraciadamente, más cerca de lo que pensamos.

Pero también existen casos de niños que son enseñados por sus padres a robar, sobornar y mucho más desde su más tierna infancia.

Los menores son monedas de cambio para muchos padres a los que deberían habérsela cortado hace mucho.

Fraga dijo...

Si, muy llegador !!!

: (

Moisés P. dijo...

Hola Moisés. Has estado muy acertado en tu comentario. Por desgracia, lo que nos dices ocurre muchísimas veces. Saludos

Hola Fraga. saludos amigo para esa buena gente de la Argentina...

Eulogio dijo...

Es que el mundo está mal repartido:
http://blogdumois.blogspot.com

Mari Carmen dijo...

Sí, Moisés, hay muchos casos parecidos. La mayoría de las veces miramos hacia otro lado porque es duro ver cosas así, sin embargo, esa lucecita que llamamos conciencia nos recuerda lo injusto de la situación.

Un abrazo

fermin dijo...

Hay muchas realidades que no son virtuales. Y las tenemos a nuestro lado.
Gracias por compartir Moises.

Mamen dijo...

uuufff, no veas lo que me llegan a mí estas cosas¡¡... Lo más terrible es que la realidad está ahí mismo, y es dura, muy dura...:(

TE DEJO UN BESOO AMIGO MÍOO¡¡¡¡

Balovega dijo...

Me has dejado sin palabras Moíses, mientras leía la conversación, me imagine a ese niños y a tantos niños que no tienen que comer, imaginaba a su padre en la carcel, a su mama trabajando todo el día para traer algo de comer a esos niños....a su hermana etc. y que he hecho yo.. nada.. me he quedado sin palabras amigo...

Opaito dijo...

Pues hiciste bien en publicarlo es precioso.

saludos

Moisés P. dijo...

Ya te digo Eulogio. Leí esa entrada el otro día y pensé....cuanta razón lleva....porqué no lo reparten entre todos,,jejejejej. saludos

Hola Mari Carmen. así es...el problema es que, como dice mi tocayo, hay muchos casos de aprovechamiento por parte de los padres. Y al final nos volvemos insensibles. SAludos y gracias por el comentario.

Hola Fermin. Es verdad, estamos rodeados de realidades no virtuales y las tenemos muy cerquita de nosotros. SAludos amigo.

Hola Mamen... a mi también me llegan, por eso la puse.. Gracias guapetona... un besazo¡¡

Hola Balo. No se si será real o ficticia esta historia, en cualquier caso es bonita y nos saca la sensibilidad que podamos llevar dentro. Saludos y feliz día.

Gracias Opaito. Por lo menos ahí queda. saludos amigo

momoetmoi dijo...

Muy bonito, la verdad, por suerte todavía queda algo de sensibilidad en este mundo, la mirada de un niño todavía nos enternece.
Un abrazo,
Momo

Moisés P. dijo...

Hola Momo. Sí que es bonito, la verdad¡¡¡ Esperemos que nunca se pierda la sensibilidad.
Un abrazo tb para ti¡¡¡

rafelin71 dijo...

Estas historias me hacen pensar en la importancia q damos a veces a lo supérfluo, y el tiempo q perdemos haciéndolo, y en las personas q realmente tienen problemas importantes. Ya quisieran ellos q sus problemas fuesen nuestras superficialidades...
Un abrazo Moisés!

Moisés P. dijo...

Hola Rafael. Pues sí, a veces de una tontería hacemos un mundo, y no nos paramos a pensar lo afortunado que podemos llegar a ser..
saludos amigo..

Merce dijo...

Esta entrada es muy conmovedora :) y por desgracia seguro que mucha gente vive en la misma realidad virtual...

KIKELIN dijo...

Lo he visto en el blog de Merce, y me ha parecido justo venir aquí y felicitarte, pues se me encoge el corazón de pensar cuántas tonterías me sobran al día y cuánta conciencia me queda aún por poner.

Un saludo, Moisés.

Moisés P. dijo...

Amigo alcoiano (KIKE) Te agradezco que hayas pasado por aquí para dejar el comentario. Así es,,, deberíamos olvidar esas chorradas que muchas veces nos preocupan, y tomar conciencia de lo mal que lo pasan algunas personas...
Un abrazo..

Son las....