miércoles, 22 de junio de 2011

Tokio Blues

Muchas veces cualquier vídeo, película e incluso tema musical nos inspira para preparar una entrada en el blog. Y eso es lo que me ha ocurrido esta tarde cuando finalizaba de ver una película basada en un libro de Murakami, Tokio Blues. No se si sabréis pero soy un fan incodicional del escritor japones, por ello cuando vi que estaba la versión cinematográfica de su libro no me lo pensé y me la descargué para verla.

Por supuesto que la peli, si ya has leído el libro, solo es una mera curiosidad verla; algo lenta, pero con la plasticidad propia del cine japones, el paisaje, esos planos cercanos y lentos que se mueven... etc... pero sobre todo la música....y de ahí me ha venido la inspiración.

Ya es raro en mí, pero he esperado hasta el final de los créditos para ver la canción... y ahí estaba....Norwegian wood, de los Beatles, casi ná¡¡¡¡ La verdad es que la música le ha ido al pelo¡¡¡

Una historia de amor triangular que se convierte en el relato de una educación sentimental pero también de las pérdidas que implica toda maduración .

Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, escucha casualmente mientras aterriza en un aeropuerto europeo una vieja canción de los Beatles, y la música le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de finales de los sesenta. Toru recuerda, con una mezcla de melancolía y desasosiego, a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor –y único– amigo de la adolescencia, Kizuki. El suicidio de éste les distancia durante un año hasta que se reencuentran en la universidad. Inician allí una relación íntima; sin embargo, la frágil salud mental de Naoko se resiente y la internan en un centro de reposo. Al poco, Toru se enamora de Midori, una joven activa y resuelta. Indeciso, sumido en dudas y temores, experimenta el deslumbramiento y el desengaño allá donde todo parece cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte. La situación, para él, para los tres, se ha vuelto insostenible; ninguno parece capaz de alcanzar el delicado equilibrio entre las esperanzas juveniles y la necesidad de encontrar un lugar en el mundo.


Con un fino sentido del humor, Murakami ha escrito el conmovedor relato de una educación sentimental, pero también de las pérdidas que implica toda maduración. Tokio blues supuso el reconocimiento definitivo del autor en su país, donde se convirtió en un best seller.


"Norwegian Wood" fue una de muchas canciones de Rubber Soul en presentar una relación antagónica con su pareja. En directo contraste con anteriores canciones de los Beatles como "I Want to Hold Your Hand" o "She Loves You", las canciones del disco presentan un lado más obscuro del romance.

La exótica instrumentación y curiosas letras fue una de las primeras indicaciones para las fans de ampliar el vocabulario musical y enfoque experimental que los Beatles estaban rápidamente adoptando




5 comentarios:

momoetmoi dijo...

Será mi próximo libro a leer, me han hablado muy bien de él, así que vamos a ver :)

José Núñez de Cela dijo...

He estat a punt de vorela dos vegades: a Madrid i a Benidorm i no he pogut. Encara que preferisc vorer.la al cine, PASAMELA!!

Anderea dijo...

Moisés, qué imágenes tan bonitas y qué historia tan triste.

La música, estupenda.

Que tengas un día agradable.

Moisés P. dijo...

Hola Momo, ya me dirás que te parece el libro. Besos guapa¡¡

Jose que t'aparegut?

Hola Anderea, la verdad es que una historia triste pero bonita...
Besos guapa¡¡

Cine De Casa dijo...

El libro me pareció excelente. Si hubiese tenido 200 páginas más me las habría devorado con gusto.

El film no me gustó. Es tan grande la historia de Murakami que en el film quedó muy poco.

Muy interesante tu crítica. Te sigo.
http://moviespeace.blogspot.com/

Son las....