lunes, 16 de marzo de 2009

Bodegas Pelky




No puedo decir que nos encontramos en el Valle de Tuscany o en el Valle de Benissa, porque nuestro terreno se localiza a 260 m sobre el nivel del mar; sin embargo vivimos en una zona de gran tradición vinícola, donde el cultivo de la uva moscatel y de las pasas ha sido una referencia histórica en nuestra comarca de la Marina Alta (Alicante). Por eso, siempre me ha hecho ilusión tener un campo de vides para poder producir mi propio vino de autoconsumo, y tener varias cepas que me proporcionen a finales del verano esa fruta tan dulce y de calidad que es la uva de moscatel.

Por fin, este fin de semana hemos podido plantar las cepas de vid. Tras meses organizando y preparando el terreno, al final llegó el momento en el que nos pusimos manos a la obra. Para ello conté con la imprescindible colaboración de un entendido en la materia: Pere "Viasner" (mi suministrador oficial de vino casero).

Previamente habíamos preparado un bancal con tierra de relleno, en un hueco de parcela que teníamos detrás de la casa. Si no recuerdo mal, más de 200 camiones de tierra se han vertido en esa zona.

Posteriormente se volteó toda la tierra para que le diera el sol y el agua de lluvia, y con la ayuda de mi vecino Antonio Revelles pasamos el motocultor para dejarla apta para el cultivo.

La jornada empezó el sábado a las 08:00 h con la marcación de la parcela. Lo primero que hicimos fue marcar los puntos donde teníamos que plantar las cepas. Para ello nos servimos de la ayudad de un gran carrete de hilo que señalaba toda la hilera, para posteriormente, con la ayuda de una vara de caña con la medida prefijada,ir marcando los puntos donde teníamos que situar las parras.

Una vez marcados los puntos nos fuimos a almorzar (¡¡cuanta sabiduría tienen los agricultores).

Con el buche lleno, y satisfechas parte de las necesidades básicas de todo ser humano, nos pusimos a plantar las parras. Pare ello, Pere se ayudó de un artilugio metálico a modo de torno, que es específico para plantar parras. Se inserta la pequeña vara de vid por la parte de las raíces, y se introduce en el terreno a unos 50-60 cm de profundidad. Seguidamente se saca la barra de hierro y queda enterrada la pequeña parra. Posteriormente se le echa un poco de agua y se cubre con tierra. Y así, uno tras otro hasta completar las 5 hileras ("camaes") con las 33 parras en cada una, lo que hace un total de 165 parras (patrón 110). Mi labor, por supuesto era de apoyo y se limitó a ayudar en el marcado de los plantones y en el regado y cubrición de tierra. A las 13.30 acabó la plantación y el regado. Por la tarde tuve que volver a la parcela para acabar de cubrir las plantas que se habían quedado sin tapar con tierra.

A partir de ahora lo que toca es cuidar las cepas y tener paciencia. Que la Naturaleza siga su curso y en poco tiempo empiecen a brotar los patrones plantados. Posteriormente tocarán los cuidados pertinentes (azufre, etc), que ya iré contando a medida que me vaya formando como viticultor.

El próximo año las injertaremos de distintas variedades que vayan bien en esta zona. Y por supuesto, me reservaré 3-4 para disfrutar de la uva de mesa de moscatel.

Os dejo el reportaje fotográfico que hice.



14 comentarios:

Mary Lovecraft dijo...

Impresionante Mosisés, verdaderamente impresionante!!

te estas convirtiendo en todo un expertísimo del mundo agrario y lo que es más importante...¡estás consiguiendo todos tus sueños a base de mucho esfuerzo y entusiasmo!

enhorabuena una y mil veces!!

un beso :D

Montse dijo...

Qué envidia!!! Vas cumpliendo tus deseos que es mucho más de lo que pueden decir el 75% de la humanidad.

Enhorabuena corazón y te deseo la mejor cosecha del siglo.

Besitossssss

fermin dijo...

Bueno, guardame un racimo de ese moscatel para cuando pase por la zona. Y cuando haya cosecha de vino un porrocito.
Que tengas suerte con tu nueva experiencia.

Eulogio dijo...

Yo también vivo rodeado de viñas por todas partes pero yo soy de los pocos que no trabaja ninguna ya que me crié en la parte alta de la comarca donde no las hay y las de mi familia desgraciadamente se han perdido.

Suerte, que crezcan sanas.

Amio Cajander dijo...

Tiembla Marques de Griñon!!!

wanjo dijo...

Ese vinito ..... lo vamos a probarrrrrrrr .,...
Ese vinitooooo ..... lo vamos a tomarrrrrrrr ...
abrazote, monstruo!!!!!

MAMEN... dijo...

Arduo trabajo, pero merece la pena por tan gustosa y preciada recompensa¡¡¡jejejeje;)

TE DEJO UN BESAZOOOO GUAPOOOO¡¡¡

Duncan de Gross dijo...

Jejeje, me encanta, estoy deseando que las vides tiren p´alante y ver el producto!!

cuentosbrujos dijo...

pues a mi no me importaria una botellita.. saludos

Moisés P. dijo...

Hola Mary,,,,jejjeejj tan solo soy un aprendiz de hortelano....y eso ya me gusta...seguir siendo aprendiz durante muchos años.... Gracias guapetona...ya os iré contando.

Muchas gracias Montse. La verdad es que poco a poco, y con mucho esfuerzo pero con perseverancia voy cumpliendo las pocas cosas que me planteo. Espero seguir de ese modo pausado pero avanzando... Un besazo muy grande¡¡

Eso está hecho fermin¡¡¡ Qué gozada el moscatel...como me gusta¡¡¡ cuando pases por esta zona no dejes de visitarme...Un abrazo¡¡

Eulogio nunca es tarde para ponerse. Además es un enganche lo de la huerta, y teniendo esas aves de corral tan bonitas que tienes (con ese gallo espectacular) no te vendría de nuevo. Un abrazo amigo¡¡

jajajajajajajaj di que si Amio. ¡¡tiembla Marques¡¡¡

jajajajaja Wanjiiiiiii,,,oeeeeoeoeoeoeoeeeeee,,, esa bota que no pare¡¡¡ Un abrazo y nos llamamos...

Hola guapetona Mamen...ya te contaré... de momento las curradas que me pego en el campo son de campeonato,,jejejejej. Un besazo¡¡¡

jajajaja Duncan yo también¡¡ pero el primer dicho del hortelano es la paciencia... así que tendremos que ir poquito a poco... Saludos amigo..

jejejeje hola cuentosbrujos. Bienvenido a este blog y espero que te pases más veces. Cuando tenga la producción en marcha...(ufff, cuanto tiempo falta aún) os tendré en cuenta a todos mis vitantes y haremos una cata en condiciones.... Saludos amigo

estela dijo...

tienes un regalito en mi blog. cuando quiers te pasas.
besos.

MyM dijo...

Que estupendo trabajo! y como son las cosas, yo estoy quitando las cepas. No damos realizado el trabajo, solo vamos a dejar dos filas de cepa baja, para consumo. Mi padre era quien las cuidaba, y nosotros por no haberlo acompañado antes en las labores, ahora no tenemos ni idea, una vez intentamos hacer vino, juas, que risa, casi para tirarlo, de hecho ahora las cubas estan cortadas al medio para hacer de jardineras. Que nada Moises, que eres un genio, el campo da mucho trabajo, y empiezas por hobbie con unas lechugas, luego pones unos tomates, unas judias, pimientos, cebollas, ajos, remolacha, acelgas, verdura... jajajaja

Anderea dijo...

Me da a mí, que es como dice Merce.

Bueno, disfruta mucho, Moisés.

¿Que tiemble quién? ¿El Marqués? No, no, ¡que tiemble el mismísimo Baco!

Moisés P. dijo...

Gracias Estela...ya lo recogí...saludos

Hola Merce,,, qué lastima que quites las cepas...pero bueno si mantienes dos lineas,, algo es algo...
...y como bien dices.. el campo da mucho trabajo..ya lo creo..
Un besazo...

jajajaj Hola Anderea...qué tiemble Baco...jajajajajj gracias de verdad... besos..

Son las....